Andrea Saldaña Mujeres escritoras

Que linda soy,

Que linda soy
Recomendado por Andrea Saldaña Rivera

Que linda soy, que bonita soy, como me quiero…

 Andrea Saldaña.

Mi Tía Tila me llevaba al mercado desde pequeña. Me gustaba ir con ella porque además de enseñarme a comprar el “mandado” me daba consejos. Me decía: “Al carnicero pídele un cuarto de bistecs delgados y pequeños, los cuentas, si ves que no se va a alcanzar, buscas en el monedero y le pides un medio cuarto más por favor”. Decía que sus frases “domingueras” fortalecían sus métodos, me recomendó que me aprendiera una que dice que “No es rico el que más tiene, sino el que menos necesita”.

 “Con doña Eulogia escoge los nopales más pequeños y delgados y con una sonrisa pídele que te los pique, los que ya tiene picados y embolsados son gruesos, con mucha baba,  viejos y tienen menos sabor”. “En la tienda de los Galván compras los huevos, trata de asegurarte que no escojas los más viejos porque se echan a perder más pronto”.

 Para saber si los huevos eran frescos ella se acercaba el huevo a su oído y lo movía ligeramente. Me enseñó que un huevo que tiene el sonido de chapoteo es viejo, que un huevo fresco no hace mucho ruido. Cada compra era al mismo tiempo una lección que yo seguía con interés mientras ella me regalaba su sonrisa entre juguetona y cariñosa.

El “Pajarero”

Varias ocasiones nos encontramos al “pajarero” . Así le decían. Además del mercado siempre se le encontraba en la Feria del pueblo. Este hombre tenía una mesa que sostenía una jaula. Adentro estaba un pajarito. Mi Tía me explicó que este era el pajarito de la suerte. Nos poníamos a observar.

Ante uno o varios clientes el “pajarero” dejaba salir al pajarito de su jaula. Le ofrecía comida, le hablaba con cariño y le decía “a ver pajarito, aquí…(decía el nombre de las personas) quieren que usted nos diga cómo les va a ir en el amor (o en el trabajo, o en alguna situación)”. Le ofrecía una cajita con un sinnúmero de papelitos doblados. El pajarito tomaba uno de ellos con su pico y se lo daba al señor quien lo entregaba a quienes habían hecho la pregunta. En seguida le volvía a dar comida al pajarito y lo invitaba para que regresara a su jaula. Vi personas emocionadas, otras se reían o se abrazaban, pero todas quedaban satisfechas por lo que contentas pagaban el costo de esta magia o revelación.

Mi tía nunca quiso pagarme esta consulta al pajarito. Tanto insistía yo que me dijo: “mira, mejor te compro un huevo de ave para que tengas tu propia mascota y le enseñes”. Yo estaba muy contenta. El huevo era medio café, con puntitos negros. Mi tía me decía como mantenerlo con calor para que empollara. Días después salió mi pajarita. Me asusté un poco porque estaba pelona, con los párpados casi cerrados, fea, fea.

 

Que linda soy

Que linda soy

Mi Tía me explicó que esa pelusa se transformaría en plumas. Conforme creció nos dimos cuenta que el ave ¡resultó ser una cotorrita! Así se frustraron mis planes de “pajarera”. Mi Tía me hizo reconocer las ventajas de esta especie. Con paciencia le enseñamos a hablar. Primero solo repetía las palabras “Cotorra, cotorrita”. Después de un año y de muchas sesiones de canto fue impresionante escuchar su canturreo “Que linda soy, que bonita soy, como me quiero”. Yo insistía en enseñarle al menos una extensión de 4 palabras más “sin mí me muero”, pero ella nunca me hizo caso, no le gustaba o excedía su capacidad de retención.

Creo que elegí esa frase pensando en resaltar lo bonito de mi ave. Tengo que reconocer que para quienes la escuchábamos era posible asumirla como propia. Pero creo que la elegí porque estaba de moda en un programa de televisión. El estribillo es contagioso y es un motorcito que genera vitalidad, fortalece la autoestima, me recuerda a mi Tía Tila y a mi cotorrita. Mi cotorrita vivió más de 20 años. Aún en los últimos días de su vida, ella repetía “Que linda soy, que bonita soy, como me quiero”, quienes la escuchamos, también llegamos a quererla. La sepultamos en una cajita de cartón, al pie de la higuera, donde tanto le gustaba esconderse, volando de rama en rama.

Resumen
Que linda soy,
Articulo
Que linda soy,
Descripcion
Que linda soy, que bonita soy, como me quiero…
Autor
Editor
Mujeresdehoy.mx
Logo editor

About the author

Andrea Saldaña Rivera