Mujeres escritoras

Juan Rulfo. Centenario de su natalicio.

Recomendado por Andrea Saldaña Rivera

 

Andrea Saldaña/mujeresdehoy.mx/revistaelite.mx

Dedicado en el Día del Maestro

a todas/os quienes ejercen esta profesión.

Juan Rulfo. Centenario de su natalicio. – Su nombre completo fue Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno. Nació el 16 de mayo de 1917. Falleció el 7 de enero de 1986. Además de ser considerado uno de los grandes autores de la literatura universal y de los mejores escritores latinoamericanos del siglo XX, fue guionista y fotógrafo. Sus obras más destacadas “El llano en llamas”, libro con 17 relatos y  la novela “Pedro Páramo”.

Pedro Páramo ha tenido una gran influencia en el desarrollo del realismo mágico. La novela se cuenta intercalando la primera y la tercera persona. Obtuvo el Premio Nacional de Literatura en México en 1970. En 1983 recibió el Premio Príncipe de Asturias en España. La novela había vendido más de 1 millón de reproducciones en Estados Unidos hasta 1997. Ha sido traducida a más de 30 idiomas.

En México y otros países de habla hispana, se han vendido millones de ejemplares. Pedro Páramo fue también el nombre de la película mexicana basada en su novela. El guión fue adaptado por Carlos Fuentes, Carlos Velo y Manuel Barbachano Ponce. Los personajes,  la mayoría de ellos, fueron trazados con gran perspicacia psicológica.

 

Juan Rulfo. Centenario de su natalicio.

Pedro Páramo y Juan Preciado.

Se desarrolla en dos historias paralelas y en dos épocas. Una, es la historia de Juan Preciado, que viaja a Comala. Lo hace por petición de su madre Dolores. Ella le describía Comala diciendo…”ahí, hijo mío, se ventila la vida como si fuera un puro murmullo…” . Justo antes de morir le insistió que buscara a su padre para cobrarle su abandono y recoger lo que le correspondía.

Juan Preciado encuentra a varios personajes. Resaltan Damiana Cisneros, Eduviges Dyada y Dorotea la Cuarraca. Estas tres mujeres lo acompañan en su viaje al mundo de los muertos, como ellas. Lo asisten en su reposo. Cuando Eduviges le pregunta “…que es de tu madre…” el contesta ” … cuando entraron las fiebres en Sayula, ella en un suspiro, se nos fué...” “…pobre Doloritas, con razón su voz se oía tan débil, como si hubiera tenido que atravesar una distancia muy larga para llegar hasta aquí…”.

Juan le dice a Eduviges “…vine a buscar a Pedro Páramo, según parece, fue mi padre, me trajo la ilusión.”  Eduviges le contesta “…la ilusión, eso cuesta caro, pero es natural hijo, es natural“. Juan encarna al personaje abandonado en busca del padre y del paraíso idealizado por su madre. Su viaje va de la esperanza a la ilusión, a la soledad, llama a su madre con frecuencia, solo al morir, logra encontrarla. Otra, es la historia de Pedro Páramo.

Juan Rulfo. Centenario de su natalicio.

Pedro Páramo, la película y el personaje.

Pedro Páramo, el personaje principal, surge cuando muere el padre. Se casa con Dolores por conveniencia. Vivieron en la Media Luna. Después, Pedro dispuso que Dolores y su hijo se fueran a Sayula. Pedro personaliza la muerte y ejerce la violencia sobre Comala, hasta causar su hundimiento. Es el cacique que explota a los campesinos, corrompe y anula a los revolucionarios para proteger sus bienes y enamora a las mujeres.

Hay voces que se diluyen en el aire y en el polvo, Juan Preciado las escucha, “Aquí, todos somos hijos de Pedro Páramo”.  En una serie de “flash-backs” se intercalan personajes, escenas y tiempos. Pedro solo ama a Susana Sanjuan. Su brutalidad y frialdad es suavizada por ese amor que lo lleva a rescatarla del padre abusador.

Susana mira a través de la ventana y le dice a Pedro “Ese es el río, ¿verdad?“, Pedro contesta “Si, ahí nos conocimos de niños, ahí aprendí a quererte, ¿lo recuerdas?”, ella dice,  …todavía no sé si quiero recordarlo”, antes de besarla Pedro le dice “He pasado una vida buscándote Susana”. Interiormente se encuentra dominado por ese amor, no correspondido. Mueren su padre y su hijo Miguel. Su amada Susana muere también lo mismo que su secuaz de confianza Fulgor Sedano y entonces él cae en la más profunda soledad. Cada muerte lo va endureciendo. Al final muere asesinado, por uno de sus hijos no reconocidos.

 

Juan Rulfo. Centenario de su natalicio.

Pedro Páramo, la película y Susana Sanjuan.

Las tragedias en la vida de Susana, le han dejado extraviada su mente. Damiana atiende sus necesidades y sus palabras. ” ¿Tu también crees que estoy loca Damiana?  ¿ Hay que estar loca para poder soñar? Tu no sabes que nada es verdad. Yo si sé que hay alguien que nos está soñando y cuando despierte, tu y yo y Pedro Páramo y la Media Luna nos desvaneceremos como una pesadilla y todos estaremos muertos antes de nacer…”

” …¿cuantos pájaros has matado en tu vida Damiana?”, “…muchos Susana“, “…¿No has sentido tristeza?”, “…Si Susana“, “…entonces que esperas para morirte“, “…la muerte Susana“, ” Si es eso nada más, ya vendrá, no te preocupes …Damiana.” Susana no acepta la religión. Antes de morir, rechaza incluso al padre Rentería. Considera que ni la bendición la salvaría. Ni a ella, ni a Comala.

Juan Rulfo. Centenario de su natalicio.

Hubo críticas negativas sobre la película. Ya se sabe que adaptar un libro a la pantalla es todo un desafío.  Los críticos, directores y actores de la misma película no quedaron conformes. Es muy frecuente que lleguen también las quejas de los lectores del libro. Sin embargo, las/os cinéfilos de aquellos años mostraron opiniones a favor y en contra.

Uno de los mayores temas literarios de obsesión en Juan Rulfo, es el tema de la madre. Su biografía nos habla de la ausencia de ella y del padre. Esa ausencia se refleja en Pedro Páramo. En la vida real Juan Rulfo quedó húerfano, bajo la tutela de su abuela. Después,  ingresó a un orfanato en Guadalajara.Jal. Hay violencia y muertes en la novela de Pedro Páramo. En la vida real, Juan Rulfo vivió la muerte de sus padres y fue testigo de violentos episodios de la rebelión cristera.

 

Juan Rulfo…

Es algo difícil crecer sabiendo que la cosa de donde

podemos agarrarnos para enraizar está muerta.

 Juan Rulfo.

Mi madre no fue mía, fue de otros

de aquellos que borraron su palabra,

que la hicieron añicos

enviándola a Sayula, a vivir el silencio.

 

Mi madre, siempre andaba con sus muertos

a veces los sitiaba, contra el muro celeste,

ahí donde acababan de repente

los astros y sus luces, en medio de la nada.

 

Mi madre, aún sin conocerme,

guardó como al descuido unas migajas

para atender mi infancia, fingiendo la certeza

que le daban sus sueños, sus recuerdos.

 

Mi madre no fue mía, fue de otros y por otros

pero nunca sin otros, ella siempre elegía

nunca darse una tregua, algún breve respiro

para olvidar un poco a todos esos muertos.

 

Ay madre, siempre junto a tus muertos,

hoy, te encontré en la tumba, por fin, ya estoy tranquilo

logré hallar en tus huesos, el sueño de la paz,

y ese amor maternal, en ti y en tu mortaja.

Andrea Saldaña.

 

“No oyes ladrar los perros” cuento de Juan Rulfo en su voz. https://www.youtube.com/watch?v=cewv7qyUpsA

Resumen
Articulo
Juan Rulfo. Centenario de su natalicio.
Descripcion
Juan Rulfo. Centenario de su natalicio. Es algo difícil crecer sabiendo que la cosa de donde podemos agarrarnos para enraizar, está muerta.

About the author

Andrea Saldaña Rivera