Mujer y salud Mujeres y capacitación

Primeros auxilios, anécdota de Capacitación

Recomendado por Andrea Saldaña Rivera

Andrea Saldaña/mujeresdehoy.mx/revistaelite.com

Primeros Auxilios, anécdota de Capacitación infantil en los 90s. Eres pionera cuando el conocimiento internacional se alinea con el propósito de tu empresa. Una de mis hijas estuvo en los 90s con las Gacelas en el Grupo 11 de los Scouts. Se reunían cada semana frente a la Iglesia de la Santa Cruz, en la ciudad de San Luís Potosí. La organización Mundial del Movimiento Scout tiene más de 45 millones de miembros activos en 216 países y territorios. Cerca de 200 millones de personas han sido Scouts en algún momento de sus vidas.

Mi hija ingresó al grupo a los 7 años y permaneció tres años. En ese entonces yo dirigía una asociación civil. El enfoque era en la salud, la educación de adolescentes, de mujeres, del medio ambiente y los derechos humanos. Como muchos saben, para los grupos más jóvenes de los Scouts el objetivo es inculcar los valores de la honradez, la ciudadanía y las habilidades al aire libre. Su lema es “Siempre listo” y su eslogan les impulsa a “Hacer una buena acción diaria”. De hecho el fundador de los Scouts, Robert Baden Powell acotó varias frases. Una de ellas es que “El scout deja el mundo mejor de como lo encontró.”

——–

Entre mi asociación y la de los Scouts a nivel local, la afinidad se daba en objetivos y programas. Además, la participación de mi hija propició afecto, camaradería, y amistad con algunos/as de los dirigentes e integrantes Scouts. Comentamos la posibilidad de realizar algunas alianzas, proyectos conjuntos. Empezamos por hablar del medio ambiente y generar una actividad.

Se recogió periódico (por las/los integrantes de los Scouts y de mi asociación). Aprendimos que un siguiente proyecto debe contar con una bodega. Lo habíamos colocado en la cochera de mi casa y esa noche llovió. Vendimos el que logramos poner a resguardo. Con los recursos se adquirió el material con el que se les impartiría un curso de primeros auxilios al grupo de Gacelas.

Nos faltaba la maestra. Como enfermera tenía la capacidad para desarrollarlo pero… Olvidé mencionar que además de la asociación civil trabajaba en el Seguro Social y en otra asociación para la que tenía que viajar. El tiempo, ese que como diría Mario Benedetti, necesitaba “para darme cuenta y para darme cuerda”.

 

Afortunadamente la Maestra Tania Lara se hizo cargo del grupo y del curso con el apoyo de Martha Beatriz Ortega. La maestra es una profesional de Enfermería con varios posgrados. Por las mañanas trabajaba como Jefa de Enseñanza en el Seguro Social. Aún la recuerdo desplegar la paciencia que se requiere para enseñar lo elemental de los primeros auxilios a menores de 10-12 años. Para nosotras era claro que quienes asistieron eran capaces de aprender algunas cuestiones teóricas. También desarrollar las habilidades mínimas apropiadas a su edad y a los eventos que podrían enfrentar. Varios países, incluido el nuestro, habían puesto en marcha algunos programas piloto de enseñanza de RCP a escolares.Se ha demostrado que los niños son capaces de asimilar los conocimientos y habilidades necesarias para realizar estas maniobras. Además de transmitirlos entre sus propios familiares y amigos.

 

Epílogo.

Al fin me he dado el tiempo para contar esta experiencia. Seguramente habrá similares acciones entre las asociaciones civiles, en los grupos de Boy Scouts, en las aulas de las Escuelas Primarias. Tal vez entre las buenas prácticas de algunas dependencias. Lo valioso de la nuestra es que fue de las pioneras entre las asociaciones civiles de San Luís Potosí, alrededor de los años 90s.

Encuentro varias coincidencias que seguramente facilitaron el proceso. La buena relación con los dirigentes Scout, el grupo de Gacelas interesado, la maestra con el perfil apropiado y la disposición para colaborar, de todo ello tomaba ventaja mi inquietud, dada mi formación en Salud pública. Tania, que es mi cuñada, fue la que trabajó con el grupo. En cada clase entregó lo mejor de ella, en los contenidos que preparaba, en los materiales didácticos que elaboraba, en las pacientes demostraciones que hacía. Hasta adquirió materiales que le hacían falta. Gracias “cuñadita” por tu participación, por ser nuestra cómplice, compañera en esta y otras aventuras, eres, ni duda cabe, la mayor responsable del éxito, de este trabajo de equipo.

Resumen
Articulo
Primeros auxilios, anécdota de capacitación
Descripcion
Primeros auxilios, anécdota de capacitación infantil en los 90s, eres pionera cuando se alinea el conocimiento internacional con el propósito de tu empresa.
Autor
Editor
Mujeres de Hoy
Logo editor

About the author

Andrea Saldaña Rivera