Mujer y salud

Eutanasia infantil ¿sigue en controversia?

Eutanasia infantil ¿sigue en controversia?
Recomendado por Andrea Saldaña Rivera

Eutanasia infantil ¿sigue en controversia?

El caso de Julianna Snow, la niña de 5 años de edad, fallecida hace apenas unos días en Bélgica, donde es legal la eutanasia infantil, ha reactivado el tema de la Eutanasia infantil. A nivel internacional generó opiniones a favor y en contra sobre esta decisión tan dolorosamente difícil para los niños con enfermedades terminales y sus padres. En Bélgica y otros países los niños con enfermedades terminales pueden decidir sobre su propia vida y si lo desean tienen derecho a bien morir. A nivel internacional prevalece la pregunta: Eutanasia infantil ¿sigue en controversia?

Nuestra dulce Julianna se fue al cielo hoy“, escribió su madre, la doctora Michelle Luna, en un blog dedicado a su hija. “Estoy aturdida y con el corazón roto, pero también agradecida. Me siento la madre más afortunada del mundo, Dios me ha confiado esta gloriosa hija, casi llegamos a pasar seis años juntas.

La eutanasia siempre ha causado controversia religiosa, jurídica y médica al grado de que no hay una única posición respecto al tema. Etimológicamente, la palabra eutanasia significa “bien morir”. Es considerada como la acción u omisión que realizan una o más personas motivadas por un sentido humanitario para acelerar la muerte de una persona con enfermedad terminal cuando los cuidados paliativos ya no son suficientes para mitigar su sufrimiento. Desafortunadamente, los niños no están exentos de estos padecimientos.

La eutanasia activa busca acelerar la muerte del paciente en etapa terminal con su consentimiento y es provocada por un tercero, generalmente un médico. La eutanasia pasiva consiste en la muerte asistida de alguien por omisión de tratamiento terapéutico necesario. Puede ser piadosa por un sentimiento de compasión hacia la persona que está sufriendo sin esperanza de sobrevivir o solidaria, al dar muerte indolora a seres desahuciados.

Puede ser voluntaria a petición consciente de la persona enferma (o al menos con su consentimiento informado), o no voluntaria, cuando aplica a un ser humano que no puede discernir entre la vida y la muerte, por ejemplo, quienes están en coma y es entonces que los familiares legalmente autorizados toman la decisión.

Estar a favor de la eutanasia…

Los partidarios de la muerte asistida buscan terminar con sufrimientos innecesarios y degradantes que atentan contra el libre desarrollo de la personalidad y dignidad del enfermo terminal, así como evitar someterlo a distanasia (encarnizamiento terapéutico que alarga por medios artificiales y exagerados su vida sean horas, días o semanas, en ocasiones con exorbitantes costos  que dejan a la familia en total indefensión).

No llevarla a cabo sería posponer la muerte, más que prolongar la vida de adultos y niños con enfermedades terminales, argumentan quienes creen que el derecho a vivir implica también el derecho a bien morir. Con esta finalidad se aprobó la eutanasia infantil en Bélgica.

Con eutanasia o sin ella, por ética todo enfermo terminal tiene derecho a una muerte digna en la que se consideren los siguientes puntos:

  • No sufrir inútilmente (siempre que no disfrace una actitud suicida).
  • Respeto a la libertad de conciencia.
  • Derecho a conocer la verdad sobre su estado de salud.
  • Derecho a decidir sobre sí mismo y sobre las intervenciones médicas que requiere.
  • Derecho a mantener diálogo con médicos, familiares y amigos.
  • Derecho a negarse a recibir cualquier tratamiento o intervención médica.

En la actualidad, la eutanasia activa está permitida en Bélgica, Holanda y Luxemburgo  dentro de la Unión Europea. Mientras que Oregon es la única localidad de Estados Unidos donde es legal.

Leyes holandesas permiten la eutanasia en niños a partir de los 12 años, siempre que estén en condiciones para ser valorados por un médico y quienes tengan tutela sobre ellos estén de acuerdo.

Sin embargo, la eutanasia infantil en Bélgica es pionera legal al no establecer una edad mínima para aplicarla, bastan 2 opiniones médicas, el consejo de un psicólogo o psiquiatra y el consentimiento por escrito de los padres o tutores.

Estar en contra de la eutanasia…

El principio básico de la ciencia médica es defender la vida y quienes manifiestan estar en contra de la eutanasia argumentan que atenta contra los derechos humanos (Declaración Universal de los Derechos del Hombre, artículo 3: “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona…”) y el carácter irrenunciable de estos derechos.

Detractores señalan que la legalización de la muerte asistida podría traer como consecuencia actos criminales en contra de enfermos que no han expresado su consentimiento o son incapaces de manifestar voluntariamente sus deseos, entre otros aspectos en contra, como:

  • Es una puerta para acabar con la vida de seres humanos con algún tipo de discapacidad física o intelectual.
  • Desincentiva la inversión en cuidados paliativos y en tratamientos para el dolor.
  • Pervierte la ética médica centrada en eliminar la enfermedad, no al enfermo.
  • Para sus detractores, la muerte asistida generalmente es solicitada por personas mental o emocionalmente trastornadas para acelerar la muerte.
  • En el caso de eutanasia en niños, los pequeños pueden tomar decisiones basadas en lo que su familia quiere, no en lo que ellos desean, y pueden llegar a sentirse como una carga.
  • Desalienta demasiado pronto a familiares y niños enfermos a luchar por su salud.
  • La ciencia médica avanza y cada día existen alternativas que deben agotarse para mejorar y prolongar la vida de los enfermos.
  • Tanto eutanasia activa como eutanasia pasiva se convertirían en un negocio que lucra con el dolor.
  • Médicos con poca ética profesional podrían utilizar el argumento del “derecho a bien morir” para disfrazar negligencias.

Legislación Mexicana.

  • En la Ciudad de México y en varios estados de la República Mexicana está vigente la Ley de Voluntad Anticipada, que tiene como objetivo evitar la distanasia y proteger la dignidad del enfermo en etapa terminal, proporcionando las mejores condiciones disponibles para una muerte digna. Esta ley sólo se aplica a mayores de 18 años dejando en una laguna legislativa a niños con enfermedades terminales. Otro de los temas pendientes para las diversas Legislaturas de los Congresos de los estados y para el Congreso de la Nación.

About the author

Andrea Saldaña Rivera